Principal  
  Vinoguía  
  Vinoticias  
  Artículos  
  Eventos  
  Fotogalerías  
  Contacto  
 Artículos VinoClub.com.mx

  Consejo Mexicano Vitivinícola
Publicado por VinoClub.com.mx | 9 de Junio del 2010

Bookmark and Share




CONSEJO MEXICANO VITIVINÍCOLA.


En 1948, la industria vitivinícola mexicanamotivada por la necesidad de contar con un órgano que representara sus intereses ante instituciones públicas y privadas locales, nacionales e internacionales, creó  la Asociación Nacional de Vitivinicultores, A.C., hoy Consejo Mexicano Vitivinícola, A.C.

 Esta Asociación, desde entonces, agrupa  tanto a los productores de uva en el país, como a las empresas y organizaciones que se dedican a procesar la misma para la obtención de sus derivados, como la uva pasa, jugos de uva, brandy  y, desde luego, los espléndidos vinos mexicanos.

Sus principales funciones son, entre otras, el fomento al desarrollo del cultivo de la vid, la industrialización de la uva y la comercialización de los productos que de ellas se obtengan; también representa los intereses de la industria ante autoridades y organismos públicos y privados, y actúa, como interlocutora ante todo asunto de interés para la industria; defiende además, los intereses de sus asociados y busca promover la creación de estaciones enológicas y otros organismos técnicos y prácticos para proteger y mejorar la calidad de los productos vitivinícolas.






Seis años más tarde, después de la fundación de la ANV, ya se contaba con 29 vinícolas afiliadas.  Décadas después, como una forma de contrarrestar las leyes impuestas por los contenidos de alcohol en las bebidas, muchos productores de brandy aumentaron su producción de vinos de mesa, logrando con ello que la vitivinicultura creciera no solo en cantidad, sino en inversión, porque se comenzó a utilizar tecnología más moderna e instalaciones mucho más apropiadas para la elaboración del vino.

Gracias a este avance, en 1980, la Oficina Internacional del Vino, eligió a México como sede para la celebración de su Asamblea anual, lo que provocó que el resto del mundo volteara sus ojos a México.

En ese entonces, la crisis económica que se vivía en el país obligó a los mexicanos a consumir los productos del país. Sin embargo, tras la apertura de las fronteras del Sur y del Norte, con los Tratados de Libre Comercio, las importaciones de vinos económicos provocaron el cierre de más de 50 vinícolas nacionales, privilegiando el consumo de vino importado.

A partir de 2004, la entonces Asociación Nacional de Vitivinicultores, A.C., y hoy, a partir de 2009,  el Consejo Mexicano Vitivinícola, ha establecido una estrategia destinada a promover el Vino Mexicano  como categoría para fortalecer la imagen institucional que dé soporte a los esfuerzos de promoción individual que hacen las empresas y los productores nacionales.





El propósito es posicionar la marca “Vino Mexicano” e  inducir el enlace comercial entre los productores, distribuidores y consumidores que permitan el crecimiento del consumo per cápita del vino y, por lo tanto, el crecimiento y consolidación de esta industria, con la consecuente repercusión a nivel económico y social del país.
A partir de este esfuerzo conjunto, se ha logrado avanzar, de manera muy importante, en la consolidación de la Industria.
Producción:
La viticultura mexicana ha desarrollado más de 1,000 hectáreas de viñedos en el país. Solo entre 2005 y 2008, se cultivaron más de 400 hectáreas nuevas de vides vínicas, y repuesto otras 250 hectáreas de viñedos antiguos por nuevos.
Consumo de vinos:

Desde 1998, el mercado del vino en México, había tenido un crecimiento ascendente, que en los últimos años, alcanzó un incremento del 12% ponderado.
Exportación:
En su afán de expansión comercial, nuestro país crece en sus exportaciones. En 2007 la exportación fue de un 18% .  Para 2008, exportó alrededor del 20% de la producción de vinos (blancos, tintos, rosados y espumosos).






Fuentes de trabajo:

El sector vitivinícola nacional, emplea a  22 230  personas directamente lo que equivales a 5 557 860 jornales.

Premios y reconocimientos:

La Calidad Mundial del Vino Mexicano está avalada por la obtención de más de 400 reconocimientos y premios a nivel internacional a través de su participación en los concursos mundiales.

Sin embargo, la oferta enológica en nuestro país disponible para el consumidor final se ha acrecentado a través de los diferentes canales de distribución y comercialización, manteniendo una presencia en el mercado, de 65% de productos importados de múltiples nacionalidades, contra 35% de vinos de producción mexicana. 


SITUACIÓN ACTUAL DE VINO MEXICANO

Hoy, el Vino Mexicano tiene un lugar relevante en el  panorama mundial enológico.

Actualmente, la industria mexicana está integrada por más de medio centenar de empresas y productores ubicados en las cinco zonas vitivinícolas registradas: Casi el  85% de ellas  en Baja California, y el resto en Coahuila, Querétaro, Zacatecas y Aguascalientes. En su conjunto, ofrecen más de 300  etiquetas  de vino, entre tintos, blancos, rosados y espumosos, elaborados con la más moderna tecnología y con la mano experta de enólogos profesionales.

Las  bodegas vitivinícolas nacionales más productivas y representativas exportan sus productos a casi 30 países.    

En la última década, el consumo promedio anual  en México ha mostrado un crecimiento importante y acelerado.

Si bien los alcances que ha tenido la estrategia de comunicación y promoción instrumentada desde 2004, se ven reflejados en un mayor conocimiento de la población respecto a la producción de vino mexicano, a un crecimiento en cuanto al posicionamiento de los productos nacionales , el consumo per cápita anualizado como lo reflejan el  cuadro de Consumo Nacional de Vinos de Mesa expuesto en el rubro de Antecedentes,  no ha podido incrementarse con el ritmo que hasta hoy habíamos mantenido debido a diferentes variables:  la oferta enológica en nuestro país disponible para el consumidor final se ha acrecentado a través de los diferentes canales de distribución y comercialización, manteniendo una presencia en el mercado, de 65% de productos importados de múltiples nacionalidades, contra 35% de vinos de producción mexicana.



Nuestro sector, en relación con el resto mundo, especialmente con la Unión Europea, compite, tanto en el mercado interno como en el de exportación, con situaciones adversas, ya que tanto el FEOGA (Fondo Europeo de Orientación y de Garantía Agrícola)  como el FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria) otorgan importantes apoyos económicos al sector, desde la producción hasta el desarrollo de mercados, además de lo que cada país miembro de la Unión, aporta al sector.

La Unión Europea produce 28 mil millones de litros de vino, con un excedente de producción, en tanto que México produce únicamente 17,000,000 de litros de vino anuales, incluyendo el vinoque se comercializaa granel.
Cabe puntualizar,  que las inversiones en viticultura requieren de plazos de retorno sobre inversión que rebasan los 8 años de producción y que dependiendo del tipo de conducción y  de tecnología en campo, las inversiones oscilan entre los 20,000 a los 45,000 dólares por hectárea.
Al día de hoy, en campos vitícolas, podemos encontrar 80 diferentes variedades de uva vínica de las cuales, sólo 30 son comercialmente explotadas. Con ello, afirmamos que se cuentan con 50 en vías de exploración, acondicionamiento e investigación para el desarrollo conjunto de la vitivinicultura mexicana, frente al futuro de mercado.
Es indispensable destacar que  actualmente  toda la investigación en el rubro vitivinícola, está en manos privadas.



Hasta ahora, las cifras de producción, en la vitivinicultura mexicana actual,  marcan una tendencia creciente.  Sin embargo, para que el círculo que integra producción, distribución y comercialización se cierre, es necesario contar con la decisión de quienes hoy regulan el mercado: Los consumidores.
El compromiso es de todos los involucrados en el proceso desde el campo hasta el centro de consumo o plaza de distribución pasando por el proceso, que implica responsabilidad de toda índole, ética, confiabilidad, certeza, cumplimiento de promesas, calidad, servicio, etc., que favorecerá la lealtad y fidelidad de los consumidores.
Y, desde luego, más allá que la simple decisión de compra, la instauración y fortalecimiento de la cultura, la integración del vino como un estilo de vida que nos explica e identifica y la certeza que proporciona estar orgulloso de nuestros productos.
Un círculo, a fin de cuentas, que nos involucra a todos, ya que finalmente nos convertimos en consumidores.
De estas decisiones convertidas en acciones depende una industria que económicamente alimenta a nuestro país y genera fuentes de trabajo. Podemos optar por esta alternativa o colocar nuestros recursos y preferencias en otro sitio.
“Cuando pienses en vino, decide por México”

 



Enviar a un amigo | Versión para impresión y/o Guardar en PDF



Agregar comentario
Para agregar comentarios te recomendamos registrarte como usuario, haz click aquí.

E-mail:  Ingresar a mi cuenta
Comentario:
 


Comentarios (1)


Hace 118 semanas Artículo muy interesante, que sin embargo refleja la situación muy clara de algunos de los obstáculos que afecta a la industria vitivinícola.
  Por bernai07 / 5 de Enero del 2012

 
 



Regístrate aquí 

Búsqueda



© 2014 VINOCLUB S. de R.L. de C.V. | VinoClub.com.mx™ Todos los Derechos Reservados

Principal  |  Vinoguía  |  La Guía  |  Eventos  |  Fotogalerías  |  Vinoticias  |  Colaboradores  |  Contacto